Medicina de rana

A veces nos llegan imágenes de animales en sueños, en otras ocasiones se cruzan en nuestro camino, otras nos llaman la atención entre otros animales, incluso es posible que seleccionemos nuestras prendas de ropa o películas favoritas por un determinado animal.

Con algunos animales, éstas cosas suceden todas a la vez o algunas de ellas lo hace con muchísima intensidad o muy a menudo. Si te sucede algo así, puedes considerar que ese animal un animal de poder, cuya medicina te acompaña de forma temporal o permanente.

A mi ahora mismo me acompaña la medicina de la rana. Para saber qué me quiere aportar, lo primero que hago es centrarme en la imagen que veo y buscar sus particularidades físicas. En el caso de la rana, bueno de la rana que me acompaña, su color es un verde oscuro con algún tono más amarilleado y es de tamaño mediano. Me concentro en ella y comienzo a recibir, procesar o buscar información sobre su especie, su hábitat, su alimentación… A partir de aquí voy indagando en el mensaje que puede traer para mi o para que lo comparta con otras personas como estoy haciendo ahora escribiendo esta entrada de mi blog.

En el caso de la rana, yo destacaría la gran evolución que sufre de renacuajo a rana. Lo cual me inspira renovación, renacimiento o resurgir. Otra cualidad es que por ser un anfibio vive entre dos mundos, ésto puede relacionarse con la habilidad para ver más allá de lo que percibimos con los ojos y con una gran adaptabilidad. También da saltos, así que puede hablarnos de un cambio inminente en nuestras vidas. Por estar en el agua para mi implica también limpieza, fluidez y conexión con la energía femenina. Algunas ranas se mimetizan con su entorno, ésto también me sugiere gran adaptabilidad, astucia y empatía.

Lo que te acabo de contar es un breve resumen de lo que podemos obtener meditando o charlando con nuestros animales, medicina. Cada quien verá algo diferente que será valioso para ese momento.

Si estás atente, en cada paso que des estarán tus animales de poder guiándote.

Que el sol, la luna y las estrellas, iluminen tu camino.

Encarna Llor